fracaso escolar - jóvenes

¿Qué es el fracaso escolar y en qué punto nos encontramos?

fracaso escolar - jóvenesEl fracaso escolar se define como la incapacidad de lograr el título académico mínimo de un sistema educativo particular, en el caso de España se trata del título de la E.S.O. o Educación Secundaria Obligatoria. Aunque está relacionado, no debemos cometer el error de confundirlo con el abandono escolar temprano, que es específicamente la renuncia a continuar estudiando en mitad de un ciclo educativo como puede ser la Universidad o el Bachillerato.

En España, el fracaso escolar ha sido tradicionalmente mayor que en el resto de países Europeos, presentando un aumento con la relativamente reciente implantación de la Educación Secundaria Obligatoria, que puede atribuirse al fracaso de esta reforma, al aumento de la edad mínima para abandonar los estudios legalmente o al aumento de la oferta de empleo poco cualificado, que parece impulsar a los jóvenes a sustituir sus obligaciones escolares por un primer salario que resulta muy atractivo.

Con respecto a la Comunidad Valenciana, las cifras porcentuales de abandono escolar la situaban hace dos años a la cola, con un 37% de los estudiantes que no obtenían el graduado escolar, mientras la media española se situaba en un 24.9%.

Es cierto que en los últimos años el fracaso escolar comienza a reducirse, llegando la media nacional a un mínimo histórico del 18.98% a finales del pasado año. Esta mejora se atribuye a varios factores entre los que se encuentran las medidas de diversificación curricular, educación compensatoria y garantía social, que forman parte de las políticas educativas contra el fracaso escolar, pero sobre todo a la disminución de la oferta de empleo poco cualificado y a la alta tasa de paro juvenil,  por lo que no podemos considerarlo del todo una victoria. En cualquier caso, y sea cual sea tu situación, si tienes un hij@ con problemas para finalizar sus estudios, en Dopsi encontrarás el psicólogo para fracaso escolar en Valencia que necesitas.

¿Cuáles son las causas del fracaso escolar?

fracaso escolar - chica durmiendoDeterminar la raíz de que casi uno de cada cinco alumnos que comienza la educación obligatoria no sea capaz de terminarla no es una tarea fácil. Existen multitud de factores a tener en cuenta, tanto externos como internos del propio alumno, su entorno, el centro en el que estudie y del sistema educativo.

Sin embargo existen actuaciones que están en nuestra mano como padres, y para ello debemos comprender primero que una de las causas más importantes del fracaso escolar es la presencia de algún trastorno o dificultad para el aprendizaje del propio estudiante, aunque esto no quiere decir que la “culpa” del fracaso sea totalmente suya. Podemos entender esta situación teniendo en cuenta que cada niño con necesidades especiales requiere un método de enseñanza y evaluación diferente al de la mayoría de los alumnos de su edad, y esto dificulta la tarea de los profesores en gran medida, ya que con los recientes recortes en el presupuesto educativo las clases cuentan con cada vez más alumnos y resulta más difícil individualizar el proceso de enseñanza.

Habitualmente los niños que se encuentran en entornos con dificultades socioeconómicas son más propensos a abandonar los estudios sin haber conseguido el graduado debido tanto a lo anterior como a la creencia propia o del entorno de que no van a ser capaces de lograr dicho objetivo o a la disponibilidad de empleos de baja cualificación.

La falta de comunicación entre las familias y los centros educativos es también un factor que aumenta el riesgo de fracaso en la educación. Los padres no pueden, por norma general acudir a reuniones con los tutores de forma rutinaria y los profesores son incapaces de elaborar informes individuales para cada alumno debido a la carga de trabajo que ya acusan.

La mayoría de centros cuentan únicamente con un psicólogo escolar que debe encargarse tanto de la totalidad de los alumnos como de las charlas psicopedagógicas de cada curso por su cuenta, lo que conduce a una sobrecarga de trabajo que dificulta que se detecten o se atajen trastornos o dificultades que surjan en el aula o se tomen medidas rápidas y poco efectivas debido a la falta de presupuesto y medios.

Por último, cabe destacar que es muy complicado para profesores, alumnos, psicólogos y padres emprender unas medidas de adaptación curriculares si cada cuatro u ocho años cambia el sistema educativo y los contenidos que se imparten en cada comunidad no se estandarizan.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos?

Lo más importante es demostrarles que creemos en su capacidad para superar el curso escolar en el que se encuentren, apoyándoles en la medida de lo posible sin olvidar que no debemos resolver sus problemas, sino ayudarles a que los resuelvan ellos mismos, lo que les servirá como motivación, crecimiento personal, mejora de su autoestima y aprendizaje que podrán utilizar en las situaciones adversas que encontrarán a lo largo de su proceso vital, dándoles las herramientas necesarias para verse capacitados a enfrentarse a los problemas que se les pongan por delante.

Por otro lado también debemos estar atentos a cualquier signo de que existen problemas relacionados con el aprendizaje en nuestros hijos, y en caso de detectar algún signo de alarma, es fundamental contactar con un psicólogo en valencia para establecer la causa de la dificultad y tomar medidas antes de que aparezcan problemas de motivación o conductas de inseguridad o dejadez ante los estudios.

Es imprescindible mantenerse en contacto con los profesores y los tutores y pedir que nos informen del rendimiento y del comportamiento de nuestros hijos en el aula en la medida de lo posible, y en caso de resultarnos complicado reunirnos físicamente con ellos, buscar alternativas como el correo electrónico. Además también es conveniente establecer unas pautas de comunicación con nuestros hijos respecto a cómo se encuentran en el aula, qué asignaturas les resultan más complicadas y cómo es su relación con sus compañeros.