psicólogo infantil - regalos de navidad

Los regalos navideños y la psicología infantil

psicólogo infantil - regalos de navidadLa Navidad se acerca, y con ella vienen como todos los años el turrón, la decoración y cómo no, las interminables colas en los comercios para conseguir los regalos que nuestros hijos han decidido incluir en sus listas. Como padres, todos queremos ver la ilusión y la felicidad que se reflejan en las caras de los pequeños al desenvolver rápidamente los regalos que los Reyes Magos o Papá Noel han dejado bajo el árbol ese año. Muestra de ello es que los Españoles gastarán este año de media casi 700€ en sus compras navideñas, un 4% más que el año pasado, situándonos como el segundo país Europeo que más dinero destinará a los regalos en estas fiestas, tan solo por detrás de Dinamarca. Por eso, esta semana quiero dedicar mi artículo a mostraros una visión diferente, como psicólogo infantil.

Es muy común ver a los niños desenvolver ansiosamente los regalos, deteniéndose a apreciarlos tan solo unos segundos antes de pasar al siguiente papel de regalo con su nombre. Esto no es necesariamente un síntoma negativo, pero hay muchas ocasiones en las que puede ser un signo de alarma.

“Los regalos de Navidad pueden tener un efecto muy positivo o muy negativo en nuestros hijos dependiendo de cómo lo gestionemos.”

Actualmente existe una tendencia creciente entre algunos padres de tratar de que sus hijos reciban prácticamente todo lo que deseen en Navidad y que generalmente se asocia con un fenómeno de sobrecompensación. Ya que cada vez se dispone de menos tiempo para estar con la familia se intenta suplir esa carencia mediante objetos materiales y regalos que a veces no son los más adecuados para la educación y el desarrollo de nuestros hijos. No es raro ver a un niño de escasa edad con un Smartphone de última generación.

Os propongo unas cuantas preguntas, como psicólogo infantil, que seguro que os ayudan a dar con el regalo adecuado para vuestro hij@

¿Qué debemos regalar?

psicólogo infantil - papá noel y reyes magosDependiendo de la edad de nuestros hijos existen juguetes más adecuados que otros. Para los más pequeños podemos tratar de incluir regalos que estimulen su aprendizaje activo como bloques para apilar, juguetes interactivos para fomentar la adquisición del lenguaje, cuentos o libros para colorear. Por otra parte los juguetes que utilicen sonidos musicales, tonos, secuencias o códigos de colores que los niños deban seguir o imitar potenciará su desarrollo psicomotor y les facilitará la adquisición del lenguaje.

A partir de los dos años los pequeños comienzan a ser más independientes y tratan de imitar a los adultos. Los juegos que simulan trabajos cotidianos les servirán para desarrollar sus capacidades sociales y motrices. Los cuadernos para colorear o crear su propia historia son altamente recomendables si deseamos que mejoren sus capacidades intelectuales e imaginación. Además de esto podemos tratar de estimular sus habilidades sociales y de cooperación mediante juegos en equipo.

Habitualmente a partir de los cinco años comienzan a interesarles más las actividades físicas y al aire libre. Unos patines o una bicicleta pueden estimularles para realizar deporte y ejercicio tanto con su familia como con sus amigos y sentar un precedente para que lo adquieran como hábito. También debemos tratar de ayudarles a desarrollar sus capacidades cognitivas y afianzar lo que practican en la escuela con actividades y juegos que requieran destrezas aprendidas en el colegio como juegos de mesa, cartas o libros adaptados a su edad.

¿Qué puede ocurrir si regalamos sin medida?

Para los niños es fundamental comprender que los Reyes Magos y Papá Noel tienen unas limitaciones y que a veces no pueden cargar con los cientos de miles de regalos que han pedido todos los niños del mundo en una sola noche. Si no conseguimos hacer que sean conscientes de esto probablemente nos enfrentaremos a diversos problemas que nos afecten tanto a nosotros como a ellos.

Los niños que están acostumbrados a recibir una gran cantidad de regalos en Navidad comienzan a pensar que es prácticamente una obligación tanto de los padres como de sus amigos de Oriente y del Polo Norte. Esto conlleva que siempre van a querer recibir más, que van a comparar con sus hermanos y amigos no solo la cantidad sino también el valor económico de los regalos, haciendo que pierdan gran parte de la sensación de ilusión a cambio de frustración.

Además, cuando se da este caso nuestros hijos comienzan a sentir ansiedad por saber qué les han dejado bajo el árbol, impidiendo que disfruten del momento, haciendo que no sean capaces de conciliar el sueño y que no valoren la mayoría de los regalos, centrándose en uno o dos que les hacen más ilusión y abandonando el resto. En esencia, esto reduce su capacidad de tolerar la frustración y puede llegar a generar rabietas y enfados porque falta alguno de los regalos que habían puesto en su carta.

¿Cómo podemos potenciar los valores positivos?

Es conveniente utilizar estas fechas tan señaladas para aumentar el tiempo que pasamos con nuestros hijos, dándole a la Navidad en familia un significado más importante que a los regalos. Podemos hacer planes especiales con los niños, como asistir a espectáculos que les interesen o visitar el centro de nuestra ciudad y ver la iluminación y decoración navideña. Sentarnos con ellos y ayudarles a hacer las cartas de sus regalos es una gran forma de pasar tiempo juntos a la vez que les damos pistas de qué cosas pueden ser más fáciles y más difíciles de llevar en trineo o en camello. Además esto nos permite introducir regalos con componentes educativos y observar cuáles pueden hacernos partícipes del juego.

Nos resultará muy útil hacer un plan de cara a los regalos que estamos dispuestos a encargar a los ajetreados ayudantes y pajes. Podemos elaborar una clasificación con los niños de los tipos de regalo que están pidiendo. Es posible clasificarlos en varias categorías: Para jugar con papá y mamá, para hacer deporte, para jugar con mis amigos…

Por último, también será muy efectivo regalar experiencias en lugar de objetos. Si en lugar de simplemente regalar unas zapatillas de fútbol y una bicicleta les proponemos una actividad o un reto para conseguirlas como por ejemplo “Meter un penalti jugando con papá” o “Encestar un triple con mamá” conseguiremos involucrarnos en una actividad divertida y estimulante con nuestros hijos, que aprenderán a valorar por encima del valor material del propio regalo.

Llegadas estas fechas, son muchos los padres que acuden a su psicólogo infantil  preocupados por escoger los regalos apropiados, tanto a la edad como a las necesidades de sus hijos. Siguiendo estas indicaciones estamos seguros de que podréis conseguir que estas fiestas se conviertan en un momento inolvidable para toda la familia y seréis capaces de conseguir los objetivos que os propongáis obtener con los niños.

CONTACTO