Psicólogo infantil Valencia

Psicólogo infantil en Valencia: Implicaciones escolares de los deberes

Psicólogo infantil ValenciaComo psicólogo infantil en Valencia, esta semana he creído conveniente dedicar mi artículo semanal a un tema que aunque no es nuevo, si que parece que se ha vuelto a poner de moda. Actualmente existe una gran polémica acerca de si nuestros hijos deberían o no tener deberes tras acabar la jornada escolar. Por un lado, las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos se posicionan en contra de estas tareas, que califican de excesivas e improductivas, y por otro lado están los centros educativos y los profesores, que subrayan la importancia de estas actividades como complemento necesario para el aprendizaje.

Probablemente habremos oído cientos de veces a los alumnos quejarse de que tienen muchos deberes, y sin embargo siguen siendo uno de los pilares básicos de nuestro sistema educativo. Como Psicólogos infantiles nos gustaría dar unas cuantas claves para ayudaros a decidir vuestra posición ante este debate tan actual.

¿Son útiles los deberes?

Las tareas extraescolares tienen como objetivo reforzar lo que los alumnos han aprendido en clase y ayudarles a desarrollar nuevas habilidades como el hábito de estudio o la resolución de problemas, y está demostrado que, si se cumplen ciertos criterios existe una relación positiva entre la asignación de deberes y el aumento del rendimiento escolar.

Cuando un alumno ya conoce la materia y tiene un hábito de estudio consolidado, los deberes se vuelven irrelevantes y no consiguen aumentar el rendimiento del niño en la materia, pudiendo volverse una tarea tediosa y aburrida, que acaba generando una implicación negativa en la implicación y motivación. En muchos casos el alumno se aburre de repetir algo que ya sabe.

Si nuestros hijos no prestan mucha atención en clase o no están muy motivados con el estudio o la materia en particular, generalmente tendrán dudas o dificultades que repetirán a la hora de realizar los deberes, lastrando el aprendizaje, desmotivándolos y haciendo que mantengan los errores que hasta ahora cometían.

Por tanto, como psicólogo infantil, entiendo que los deberes son útiles en alumnos medios, que atienden en clase pero no conocen todavía la materia a la perfección. Sin embargo, en alumnos brillantes o sin interés en la materia o el estudio en general, no producen ningún beneficio y pueden llegar a ser negativos.

¿Deberían los padres ayudar con los deberes?

psicólogo infantilPrácticamente todos los padres han ayudado a sus hijos con estas tareas en algún momento, e incluso algunos trabajos podrían atribuirse más a estos que a los alumnos. La investigación actual sugiere que esta asistencia aporta muy poco y puede volverse negativa.
Si nuestra labor como padres se centra en ayudar con el contenido de los deberes de forma habitual y mecánica, los niños no aprenderán a resolver problemas por sí mismos, acudirán a nosotros cuando no quieran hacer alguna tarea de dificultad elevada y no tendrán motivación para estudiar sino que lo verán como algo que les impone tanto el colegio como sus padres, lo que acabará por reducir su motivación de cara al estudio y les hará creer que son poco o nada capaces de solucionar sus problemas de forma autónoma, sin ayuda externa.

Por tanto, deberíamos tener en cuenta que la realización de los deberes es tarea del alumno, no de sus padres. Podemos servirles de apoyo emocional y motivacional, expresando orgullo y premiando sin excedernos las conductas positivas de cara al estudio y los deberes. Además, debemos tener en cuenta que una ayuda puntual en una tarea, ayudando a encontrar la solución pero sin dársela directamente tiene un efecto muy positivo en la motivación e implicación que mostrarán de cara al estudio.

¿Cómo podríamos mejorar los deberes?

Para que los deberes fueran lo más efectivos posibles convendría efectuar una modificación a su alrededor, tratando de evaluar y atajar los principales problemas a los que se enfrentan profesores, padres y alumnos, y modernizándolos para acomodarse de la mejor manera posible a estos.

Los centros educativos deberían solventar una serie de problemas:

– Existe muy poca coordinación entre los profesores en materia de deberes, ya que estas tareas se ponen de forma autónoma por cada maestro sin atender a la carga de trabajo que han puesto o pondrán los demás. Esto genera que los alumnos tengan que invertir mucho tiempo fuera del aula. Si por ejemplo, cada profesor pone en torno a veinte minutos de deberes y los alumnos tienen cerca de seis clases al día, en total sumarían dos horas de trabajo extra, sin contar el tiempo de estudio para cada materia. Esto podría solventarse de maneras muy diferentes, pero siempre sería necesario mejorar la comunicación entre los diferentes departamentos del colegio en cuanto a los deberes que planean asignar.

– Las tareas son estándar para todos los alumnos y como hemos comentado antes, esto es útil para la mayoría de los estudiantes pero no para todos. La solución a este problema podría ser concebir los deberes como un refuerzo según el nivel de cada alumno, es decir que si un estudiante tiene un buen rendimiento en clase, podría tener menos carga de trabajo para casa en esa asignatura.

– La corrección de los deberes se centra únicamente en si la solución es correcta o no. En muchos casos el profesorado se interesa por que el resultado final sea adecuado, pero no presta atención al método empleado para alcanzar dicha solución, generando que los niños busquen únicamente tener la respuesta correcta, aunque sea copiándola de un compañero y no se centren en aprender a realizar la tarea. Esto podría solventarse cambiando el método de corrección. Los alumnos podrían corregir los deberes de sus compañeros en parejas según su nivel de conocimientos y aprender qué está bien y mal en esa tarea en particular de sus propios compañeros, reforzando los vínculos y el aprendizaje autónomo.

Los padres, a su vez deberían centrarse en apoyar a sus hijos cuando realicen los deberes o estudien, ayudando a que encuentren el camino que les conduzca a la solución pero nunca resolviendo ellos mismos el problema. Por otra parte, también es de mucha utilidad el hacerles saber que tienen apoyo y pueden consultar dudas particulares, pero deben aprender a resolverlas por su cuenta.

Como ya he indicado al principio del artículo, el problema no es nuevo por lo que no espero que quede resuelto en estas líneas, aunque creo que el artículo puede ser útil para entender distintos puntos de vista. En cualquier caso, tanto si necesitas ayuda con cualquier tema relacionado con el rendimiento escolar de tu hijo, acoso, déficit de atención… en Dopsi encontrarás la ayuda de un psicólogo infantil en Valencia con experiencia.

CONTACTO