¿Qué es el síndrome del impostor? 1

¿Alguna vez has sentido que no sabes de lo que hablas y temes que la gente lo advierta? ¿Piensas que no te mereces tu puesto de trabajo? ¿Sientes que eres un fraude y tienes miedo a ser descubierto? Si has respondido afirmativamente a las preguntas anteriores, no eres el único. Cada vez son más las personas que, a pesar de sus éxitos académicos, profesionales o personales, conviven con la sensación de que son fruto de la suerte.

Pero, ¿Qué es el síndrome del impostor? Las personas con el síndrome del impostor tienen la sensación de no estar nunca a la altura, de no ser suficientemente buenos, capaces o competentes en sus áreas profesionales. Se sienten impostores en su propia vida, en su propio puesto de trabajo, como si hubieran llegado hasta allí por azar, no por mérito propio. Por lo que temen ser “descubiertos” en su “estafa”.

Dudan acerca de las capacidades propias, tienen miedo al fracaso y mantienen unas bajas expectativas. Una visión sesgada de la realidad, donde el foco de atención se pone prácticamente de forma exclusiva en la parte negativa, obviando los logros que se han conseguido hasta el momento, minimizándolos o restándoles importancia por “estar en el lugar y momento apropiados”, “no ser para tanto, pues cualquier podría haberlo conseguido o hecho mejor”.

Puede que desde fuera su desempeño se encuentre por encima de la media. Sin embargo, para ellos, estará por debajo. Pues no solo la atribución de responsabilidad es errónea, sino también la percepción de su rendimiento y de los resultados.

Al contrario de lo que pudiera parecer a simple vista, se trata de personas exitosas que pueden llegar a mostrar confianza de cara a los demás, pero al hacerlo sentirán que están mintiendo o engañando, y es entonces cuando sentirán mayor temor a que los demás vean lo mismo que ellos. Quizá entonces lleven a cabo conductas para intentar llegar a ese listón que se han marcado. El perfeccionismo les jugará una mala pasada, pues cuánto más cerca crean que se encuentran de alcanzarlo, mejores o más rápidos podrían haber sido.

¿Qué es el síndrome del impostor? 2
Síndrome del impostor

Por esta razón, los elogios y alabanzas por parte de otras personas serán interpretados acorde a esta percepción. De modo que los demás estarán sobreestimando las habilidades, estarán equivocados, y esto alimentará aún más el miedo a ser descubiertos, así como la consecuente decepción al advertir “el engaño”.

Es bastante común que estas personas presenten miedo de cambiar de puesto de trabajo a uno de mayor responsabilidad, o a pedir un ascenso, pues una vez más, creerán que no serán capaces de llevarlo a cabo. Algo parecido ocurrirá con muchas tareas, que pueden ser postergadas ad infinitum, es decir, evitadas por temor a no realizarlas suficientemente bien. Esta creencia puede hacerles trabajar mucho más de lo necesario, para “compensar” su inseguridad, y al mismo tiempo poder atribuir los logros al esfuerzo, al tiempo invertido, al trabajo duro… a todo lo anterior, excepto a su talento. Así se excusarán y es que, cuando reciban algún cumplido, tratarán de justificarlo, en lugar de aceptarlo. Recordemos que al elogiarles, les estamos devolviendo una imagen de ellos mismos que no reconocen, pues no concuerda con lo que ellos ven de sí mismos.

Si te has sentido identificado en los ejemplos anteriores y te gustaría dejar de sentirte así, en Dopsi te ayudamos a hacerlo posible.